Tendencias

DESIGN THINKING, un proceso de innovación y creatividad

 

Ahora los temas de creatividad han dejado de ser cosa de agencias de publicidad o diseño. Actualmente las grandes empresas han dado un gran valor a sus clientes, por lo que  se encuentran en una búsqueda constante de nuevas metodologías que ayuden a entender a su consumidor, así como mejorar el acercamiento con la marca.

 

El Design Thinking es una metodología que fomenta la innovación y la creatividad, a través del trabajo colaborativo de diversas áreas de una empresa, para diseñar soluciones o productos con la finalidad obtener mejores resultados. Parte de la sensibilidad del diseñador del producto y de su habilidad de identificar y resolver problemas, para satisfacer las necesidades del cliente y así ayudar a mejorar su experiencia con la marca.

Una vez detectadas las necesidades del cliente, los diseñadores deben compaginarlas, con una estrategia viable de negocios tecnológicamente posible, que permita dar valor al servicio.

Necesidades del cliente

Estrategia viable de negocio

Tecnológicamente posible

(las empresas necesitan innovar al paso de las nuevas tecnologías)

Empatizar        Comprender a los clientes y lo que necesitan a través de la observación.

 

Definir                Construir un punto de vista basado en la observación y las necesidades del cliente.

 

Idear                     Generar  opciones, resolver y satisfacer las necesidades.

 

Prototipar       Generar  opciones, resolver y satisfacer las necesidades.

 

Evaluar               Probar las soluciones y observar si tienen resultado positivo. De no serlo puede retomarse

                                   el proceso a partir de cualquier etapa.

 

Esta metodología tiene cinco etapas que pueden ser o no lineales, ya que se puede ir y regresar de una a otra cuantas veces sea necesario, hasta obtener el resultado óptimo. Incluso es factible si así lo amerita, saltarse alguna de las fases ya que durante el proceso, las ideas para la estrategia se irán afinando.

• La base del Design Thinking es la creatividad y la imaginación, sin embargo lo importante es enfocarse en resolver la problemática o cubrir la necesidad establecida.

Herramientas útiles para crear un Design Thinking

Con lo anterior, podemos ver cómo incluir el Design Thinking como parte de la metodología de la creación de negocio,  funciona para la generación de ideas innovadoras y frescas, especialmente  desde el punto de vista de los clientes.

• Las compañías han implementado este proceso y alcanzado mejor entendimiento de la problemática entre la relación cliente-producto, obteniendo una buena experiencia al cliente.

Sin importar el tamaño de la empresa se puede diseñar una cultura empresarial y plan de negocio a partir de la atención hacia la necesidad del cliente y su felicidad, ya que generar experiencias auténticas y positivas brinda el empuje necesario para que la compañía se posicione en el mercado con una ventaja competitiva y diferenciadora.

Posted by Cynthia Dueñas

                          Marketing

SHARE

***